El Santander compite con dos fondos para recomprar su ciudad financiera por más de 2.000 millones

Economia
Lectura

El Santander vendió su ciudad financiera de Boadilla del Monte, en Madrid, a finales de 2007, poco antes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, por 1.900 millones. La sociedad Marme Inversiones

2007 quedó como propietario y el banco como inquilino por 40 años. Hace cinco años, Marme quebró y comenzó la liquidación judicial de la empresa.

Este miércoles por la tarde, se han abierto los sobres con las ofertas y entre los interesados está el propio Santander (que tiene derecho de tanteo antes de que se cierre el acuerdo definitivo), AGC, un fondo árabe con sede en Londres, y una firma desconocida, Sorlinda, que es un despacho de abogados con sede en Madrid. A partir de ahora, el juez comentará cada oferta con los competidores por si quieren mejorarla. A continuación se abrirá un segundo tramo de la subasta que se cerrará en unos días con el comprador definitivo.

Según fuentes de la operación, las tres ofertas están por encima de los 2.000 millones. No obstante, la sociedad Marme acumula la renta de los últimos cinco años, o quizá más, pagada por el Santander, a razón de 120 millones por año. Esto supondría elevar la cifra de venta en unos 600 millones, pero no el valor real de la operación. Marme también tiene emisiones de deuda subordinada en operaciones intragrupo que se anularán al ser comprada la operación y su efecto financiero será nulo.

Se desconoce quién está detrás del bufete Sorlinda, cuyo administrador es Jorge Luis González Rodríguez, según el Registro Mercantil, y pertenece a la firma Afiens Legal, en manos de sociedades radicadas en Luxemburgo. Según Expansión, se trata del inversor británico-iraní Robert Tchenguiz, que junto con el fondo Aabar Investments de Abu Dabi, ya controla parte de la deuda de Marme Inversiones.

La novedad de la apertura de las plicas es la presencia del Santander, ya que por contrato tiene derecho de tanteo y siempre podrá mejorar la oferta más ventajosa si quiere adquirir la ciudad financiera. Algunas fuentes del mercado consideran que esta posición le puede dar más control sobre la operación.

Esta operación es un cálculo financiero entre el coste de los más de 2.000 millones, los 120 millones de renta anual que debe pagar el Santander durante 30 años, y el riesgo que supone asumir cualquier problema del banco en el futuro. Ahora el interventor deberá comprobar la solvencia de los compradores.

En 2007 el Santander anunció la venta de 44 inmuebles, incluida la ciudad financiera, por 4.000 millones con 1.400 millones plusvalías.