Abengoa vende el 25% de Atlantica Yield por 600 millones

Economia
Lectura

Abengoa ha cerrado la venta del 25% de Atlántica Yield a la canadiense Algonquin Power & Utilities por cerca de 606 millones de dólares.

 

 

 La operación está sujeta a la aprobación por parte de las autoridades regulatorias, así como de los acreedores de la compañía, uno de los puntos más complicados puesto que la empresa se había comprometido a desprenderse de toda la participación antes de acabar este año.

 

La empresa sevillana ha concedido también una opción de compra a Algonquin sobre el paquete restante del 16,5% durante un periodo de 60 días tras el cierre definitivo de la operación, así como un derecho de tanteo para el primer trimestre de 2018, lo que supone que en ningún caso podría desprenderse de toda antes de acabar el año.

 

Abengoa ha pactado un precio de 24,25 dólares por acción , así como una cláusula que le permitirá beneficiarse de una posible revalorización de las acciones hasta un máximo de 60 céntimos por título en un plazo de un año. Concretamente la empresa podrá beneficiarse del 30% de los primeros dos dólares en los que se revalorice la acción de Atlántica Yield.

 

La venta permitirá a la ingeniería andaluza hacer frente al pago de 70 millones a varios acreedores ya que registrará una plusvalía de 96 millones de euros. Abengoa podrá hacer frente a la decisión del magistrado del juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla, Pedro Márquez, que denegó todas las peticiones de complemento que hizo Abengoa a la sentencia del pasado 29 de septiembre en la que daba parcialmente la razón a los acreedores díscolos que impugnaron el plan de reestructuración. La propia Abengoa estimó que la deuda de estas firmas se situaba, en el momento de la homologación de la refinanciación, en el entorno de los 72 millones de euros.

 

El 23 de octubre, los acreedores aprobaron por unanimidad una tregua con la que la ingeniería que preside Gonzalo Urquijo borraba cualquier riesgo del vencimiento anticipado de la deuda reclamada –y ahora excluida de la refinanciación – por los impugnantes que, de acuerdo con los cálculos oficiales de la empresa, asciende a 72 millones de euros.

 

Abengoa y Algonquin han sellado también un acuerdo para crear una compañía que colabores en proyectos de infraestructuras. De este modo, la española podrá reforzar su cartera de construcción y de operación y mantenimiento y Algonquin logrará una mayor salida al exterior.

 

RUBÉN ESTELLER / JAVIER MESONES

fuente eleconomista

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.